Educación

Mientras son pequeños y/o estén bajo nuestra tutela queremos que sean obedientes (que acaten sin rechistar y que confíen en nosotros ciegamente), sinceros y solidarios (que quieran compartir con otros niños, por lo menos si están los papis de ellos delante). Además los criamos como unos inútiles haciéndoles todo ya que nuestra paciencia es limitada: los queremos dependientes de un adulto.

Cuando empiezan a ser adultos, queremos que no obedezcan a cualquiera, que sepan pensar por sí mismos y cuestionen las opiniones u órdenes de otros (sea su pareja, jefe o pandilla de amigos).

Que no confíen en cualquiera... y exijan explicaciones y razones.

Vemos más que lógico que no compartan sus pertenencias y les animamos a firmar la "separación de bienes" cuando contraigan matrimonio (no queremos que confíen plenamente en sus cónyuges o en el amor).

Les educamos para que normalicen la hipocresía y sepan desenvolverse con ella, utilizándola sin límite...

Y por último, queremos que sean autónomos e independientes, y nos fastidia sobremanera que tarden en emanciparse o no sepan desenvolverse "adecuadamente" en la vida...

¿EN QUÉ QUEDAMOS?

¿Por qué no los criamos desde que nacen directamente como unos egoístasfalsos y desconfiados y terminamos antes...?

en Viernes Marzo 18 por autocrítica

A veces hemos oído algún que otro personaje que, en contra del tipo de educación no directiva, te deja caer un "pues a mí mis padres me educaron con mano dura y no he salido tan mal"...

La verdad es que si mi hijo o hija se pareciera a esta persona de adulto, lo consideraría un fracaso total...

en Viernes Marzo 18 por autocrítica

"Sólo si los niños pueden vivir hoy plenamente como tales, mañana serán personas adultas en la plenitud de su potencial. El renacuajo no se hace mejor sapo si se lo fuerza a vivir fuera del agua prematuramente. Así también, el niño no desarrolla mejores cualidades humanas si se reprime sus impulsos naturales, si se le obliga a portarse como un pequeño adulto que debe pasar durante muchas horas inmóvil, callado, asimilando conocimientos en proporciones reguladas científicamente por medio de lecciones verbales, siguiendo ejercicios predeterminados, de acuerdo a un horario organizado por especialistas en pedagogía.” José Ortega y Gasset

en Viernes Marzo 18 por autocrítica

El cinismo de algunos padres en la "educación" que pretenden dar a sus hijos es enorme: "haz lo que digo no lo que hago"

-¡Niño, como vuelvas a amenazar a a tu hermana, te quedas sin tele!

-¡NIÑAAAAAA, TE HE DICHO MILES DE VECES QUE NO ME GRITES: QUE ME PIDAS LAS COSAS BIEN, COÑO!

-¡Si te pillo pegando a tu hermano, te doy en el culo fuerte!

en Viernes Marzo 18 por autocrítica

...estos ministros que abogan por aulas más llenas, negando que este incremento haga perder la calidad de la enseñanza y aprendizaje porque, según ellos, "no hay ningún estudio por escrito que lo demuestre" (la lógica y sentido común, por lo visto, no es suficiente), ¿tendrán a sus hijos estudiando en colegios e institutos cuyas aulas tengan un ratio de 35 alumnos por clase o, en cambio, los tendrán en caros colegios privados donde el máximo sean 15 estudiantes por aula?

en Viernes Marzo 18 por autocrítica

...el 5% de la población es gilipollas. El 10 % sabe de estos gilipollas y los evita... pero el 85% restante los sigue como borregos... Mientras el porcentaje de gilipollas permanece constante en todos los países, según porcentaje de borregos (variable), nos encontraremos con un tipo de sociedad u otro.

en Viernes Marzo 18 por autocrítica

Varios energúmenos han mostrado en Twitter alegría y jolgorio porque la mayoría de las víctimas españolas del accidente de avión en los Alpes (Marzo-2015) eran catalanes. Todo el mundo se ha echado las manos a la cabeza y prometen abrir una investigación y tomar medidas legales contra ellos...

A mí me parece perfecto pero ¿se considera esto libertad de expresión? ¿o sólo se apela a la libertad de expresión si nos reímos de muertes de otros países o continentes (cuantos más lejos mejor)?

En la revista satírica Charlie Hebdo se reían de las víctimas que se manifestaban en Egipto y nadie ponía el grito en el cielo. Se veía una imagen de manifestantes con un corán siendo asesinado diciendo: "esto es una mierda, no para las balas"

Para mí tanto una cosa como la otra me parece igual de execrable, pero me mata la doble moral occidental.

A estos "niñatos" de los tweets se les "educó" en el odio y la insensibilidad y ahora los "adultos" pretendemos cerrarles el grifo a antojo.

Con un poco de autocrítica nos iría mejor...

PD Es digno de estudio que se detuviera al chico que, siguiendo el ejemplo de Charlie Hebdo, parodió la masacre en las oficinas de esta revista (sinceramente, creo que la revista debería ficharlo en plantilla: es un máquina de la sátira):

Esto es una mierda, no para las balas

en Viernes Marzo 18 por autocrítica

En Europa del Este están más adelantados en cuanto a sanidad y educación se refiere que en España... ya que en unos años, si seguimos así, estaremos como ellos

en Viernes Marzo 18 por autocrítica

Cuando vemos que nuestro hijo o hija pretende echar agua de la botella a su vaso, cortar con cuchillo o ponerse los zapatos, solemos ayudarles. Realmente no lo hacemos por ellos sino porque no tenemos paciencia para esperar a que terminen. También es posible que nos pongamos nerviosos porque creemos que van a verter el agua (ya que cogen con dificultad la botella) o van a cortarse. En cualquier caso, creo que deberíamos confiar en ellos y, si queremos que en un futuro sean autónomos y no estén esperando que les digan qué hacer en cada momento, cómo hacerlo y si está bien o mal, deberíamos plantearnos lo siguiente:

¿Puedo asumir el riesgo de que mi niña vierta el agua?

¿Puedo esperar 5 minutos a que se ate los cordones ella misma?

¿Puedo soportar que no estén bien atados y pueda pisárselos?

¿Es grave si lo hace?

¿Merece la pena el esfuerzo de tener que recoger el agua vertida, que se caiga al pisarse los cordones o de que se haga un pequeño corte con el cuchillo si, al fin y al cabo, esto va a darle confianza en sí misma y aprendizaje?

en Viernes Marzo 18 por autocrítica

Antes de ser consciente, a veces observaba como alguna de mis hijas estaba haciendo el ganso en el sofá o jugando con un vaso en la mesa y, en el fondo de mi ser, estaba deseando que se cayera del sofá o se le cayera el vaso para poder reñirle de forma "justificada" y soltarle un "¡te lo dije!". Es como si tuviera una gran cantidad de energía negativa acumulada y necesitara soltarla sobre alguien, a ser posible más débil, para que no me la devolviera... esto tiene un nombre: cobardía y abuso de poder (y, ya de paso, si encima reforzamos nuestro papel de superpadre omnisapiente y vidente, pues mejor que mejor)

en Martes Marzo 22 por autocrítica

Cada día que mi hija menor (5 años) se levanta, pregunta:

-¿Hoy hay cole, papá?

El fin de semana, incluso, pregunta "si hay cole" al levantarse y después de comer…

 

El otro día me comentó que sacara el toldo de la terraza. Le dije que "ya se había ido el Sol", que "no era necesario" (eran las 21.00).

Entonces me dijo, muy convencida:

- Pero papá, tú que sabes si ahora, a lo mejor, sale el Sol otra vez…

Esto es vivir cada momento, sin preocuparse por el futuro, ni arrastrar el pasado...

¿Cuándo nos robaron esta capacidad, esta clave para ser feliz?

en Lunes Junio 27 por autocrítica

La felicidad no viene sola, hay que ganársela (a no ser que te conformes con cualquier cosa, en ese caso puedes esperar sentado)

en Martes Septiembre 27 por autocrítica

Ayer mismo, estaba comiendo una shawarma en una calle céntrica de Sevilla con un amigo. Al lado de nosotros había un par de chicos jóvenes cenando de pie también.

De pronto, uno de los dos termina su comida y, sin pensarlo dos veces, tira al suelo el papel de plata que tan bien le había venido para que no le chorreara la salsa por las manos.

En un principio me dio muchísima rabia y mi primera reacción fue reprenderle. Pero sabía que así podíamos meternos en problemas ya que lo peor que puedes decirle a un guarro es que es un guarro.

Lo que hice:

  • 1. delante de él, me agaché
  • 2. recogí el papel
  • 3. me aseguré de que me viera haciéndolo
  • 4. lo tiré a una papelera que estaba ante sus narices
  • 5. y volví con mi amigo.

Él se quedó perplejo.

Cuando terminó con la servilleta, se acercó a la papelera y la tiró ¡dentro!.

 

en Viernes Diciembre 02 por autocrítica

Hoy estaba pensativo, dándole vueltas a un problema que tenía en el trabajo (con el que llevo varios días) y no sé cómo resolver. Mi hija de 6 años, la menor, me dice: "¿qué te pasa, papá?". Se lo expliqué... entonces me dijo: "Pero papá, el trabajo que tienes lo has elegido tú, ¿no?".

Desde entonces me estoy planteando cambiar de trabajo

en Martes Marzo 21 por autocrítica